miércoles, 3 de julio de 2019

Cómo nos afecta el formato de los libros

¡Hola a todas! Hoy me apetece hablar de una tontería que me pasó hace poco, pero me parece bastante curioso, ya que cambió por completo mi percepción sobre la lectura y cómo la consumimos, y creo que es algo, como poco, interesante.




Empecemos por el principio: nunca me ha gustado demasiado el género policíaco ni la novela negra. Nunca supe por qué, ya que en realidad las sinopsis que encontraba me llamaban mucho la atención y de verdad quería que me gustaran, pero a las pocas páginas me aburría, no me concentraba en el texto que tenía delante, y salvo contadas excepciones lo acababa abandonando. Muchas veces temo leer nada de Agatha Christie por este mismo motivo, porque me da miedo abandonar la lectura.

Sin embargo el mes pasado probé por primera vez el formato audiolibro, que también ha sido un gran pendiente en mi vida. Cuando estoy en casa no me centro en las historias en audio, y cuando estoy fuera no hay nada que me relaje más que escuchar música, y no quería invadir ese momento con más información en mi cabeza. No obstante, vi una oferta de esas que están ahora de moda en el que empiezas probando un mes gratis y dije: ¿por qué no? Después de pasar un rato buscando con qué empezar y sin encontrar nada que me llamase la atención, decidí echar un vistazo por aquellos géneros que no suelo leer. Si había decidido dar una oportunidad a un formato de lectura, ¿qué me impedía intentar un género de nuevo? Así que descargué La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker, y fue ahí cuando tuve mi pequeña epifanía: me gusta el género policíaco, pero lo estaba leyendo en el formato inadecuado.

Este tipo de novelas contienen un montón de datos que recopilar para llegar al meollo del asunto, y eso se me hacía muy tedioso, largo y aburrido, motivo por el que al final los acababa abandonando. Al leerlo en audiolibro, esa misma información entra de manera más sencilla en mi cabeza, y me permite estar un poco menos concentrada, hacer algo de deporte mientras tanto y tener una lectura mucho más fluida. Con el audiolibro conseguí engancharme de verdad a una novela policíaca, algo que jamás me había ocurrido; las había leído antes, claro, pero nunca llegué al punto de necesitar saber más de la historia, de tener que llegar al fondo del asunto y quedarme horas y horas leyendo. Siempre que conseguí terminar una novela negra, lo hacía porque me tomaba mi tiempo (un mes, mes y medio al menos). Entenderéis que todo esto me hizo pensar, aunque sea un poquito.

¿Cuántas historias nos estamos perdiendo sólo por leerlas en un formato equivocado? ¿Qué nos impide leer un clásico en formato cómic si así nos resulta más sencillo? El otro día MJ dejó de comprar un manga de un clásico porque le daba no sé qué leer Los Miserables -por ejemplo- como un manga. Peor es no leerlo, ¿no? ¿Y qué nos impide leerlo y lanzarnos después a la novela, si lo hemos disfrutado?

¿Y por qué nos empeñamos en leer teatro? ¡El teatro se ha escrito para verlo! Si queremos tener la experiencia completa de Cyrano de Bergerac o de Romeo y Julieta deberíamos buscar si está en un teatro e ir a verlas, no leerlas en un puñado de hojas de papel, ése no es su verdadero objetivo, y desde luego no es el formato correcto. Si quieres indagar y analizar más adelante cómo está estructurado, el lenguaje empleado, etc. está perfecto, pero no nos emocionará ni la cuarta parte de lo que debería si no nos lanzamos al teatro a ver la obra (incluso la película, si la hay).

En definitiva, que tenemos que leer en todos los formatos que podamos y descubrir nuevos mundos con ellos. Es una reflexión un poquito obvia, pero tenía muchas ganas de compartirla.

Y vosotras, ¿cómo preferís leer? ¿Habéis probado el audiolibro?

Arantxa


9 comentarios:

  1. yo también participo de la iniciatva Seamos seguidores. Mis blogs son:


    https://tinterovritual.blogspot.com/


    https://katalinacamus.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Pues fíjate que yo con los audiolibros todavía no me he animado, creo que me costaría mucho mantener la concentración. Un besote :)

    ResponderEliminar
  3. pues a mi todavía no me acaban de convencer los audiolibros, todavía estoy en proceso de adaptación a los ebook y eso que llevan años. jajajj

    ResponderEliminar
  4. ¡Buenos días!

    Pues sé de su existencia y que hace unos años se llevaba mucho, pero de ahí a probarlo, no sé yo. Donde esté un libro con sus páginas que se quite lo demás.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo, ceñirnos a un solo formato es absurdo, es como ponernos barreras a nosotros mismos; que nos guste más uno que otro es normal, como los géneros literarios, hay géneros que no soportas y géneros que te encantan, pero hay que probar de todo.

    El teatro en ocasiones es recomendable leerlo y se utiliza como terapia, hay ciertos espectros de autismo o incluso depresiones en los que el teatro leído, es una gran ayuda al desarrollarlo creativamente en tu propia mente 😉

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  6. Hola ^^

    Yo soy anti-audiolibro jeje leo porque me gusta leer, si no puedo leer no leo.
    Pero no em motiva escucharlo, probé y no me gustó jeje está bien si te urge conocer una historia para algo y no tienes tiempo pero si lo que quiero es disfrutarla tengo que leerla, no escucharla jeje no es un formato para mí.

    ResponderEliminar
  7. ¡Holaaaa!

    Pues me ha encantado esta entrada ^^
    Me alegra mucho que hayas encontrado el formato adecuado para leer thriller, ¡espero que ahora lo disfrutes mucho más! Yo he de decir que de momento no he probado el audiolibro pero porque no encuentro el momento de ponerme con ello, aunque sí que es algo que quiero hacer :D
    Y en fin, la reflexión me ha encantado, creo que tienes mucha razón. Yo por ejemplo hace tiempo leí una versión suuuuper cortita de Los Miserables y me encantó, y ahí se ha quedado, no siento ninguna necesidad de leer el original. ¿Y si lo quieres leer en manga? ¿O en modo cómic? ¡Pues adelante! Seguro que es una pasada. DE hecho, hay una edición ilustrada que es *____*
    Totalmente de acuerdo con lo del teatro. ¡Está hecho para ser representado! No para ser leído. Aún así, he leído algunas obras de teatro que he disfrutado mucho y que me han gustado, y no creo que deje de hacerlo, principalmente porque no me puedo permitir ir al teatro todo lo que querría jaajaj pero vamos, que nada que ver la experiencia de leerlo con ver la obra representada.

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Tendría que probar con alguna obra de teatro en audiolibro, creo que no leí ninguna hasta el final que no haya sido de las obligatorias del colegio.
    ¡Buen tip!
    Y buen domingo :)

    ResponderEliminar
  9. Hola! Yo no me he lanzado nunca con un audiolibro, aunque siento que lo disfrutaría bastante, ya que soy de esas personas que hacen mil cosas a la vez, y quizás una pueda ser oír un libro. Creo que tienes razón en muchas cosas, como que un formato u otro te facilita ciertas lecturas, no tiene porque ser peor o mejor, una historia en comic puede ser una maravilla, y un libro narrado puede ser todo un tostón (para depende quien) yo jamás me avergonzaré de admitir que leo comics, al fin y al cabo es otra forma de lectura. Un saludo!

    ResponderEliminar