jueves, 10 de diciembre de 2015

El club de los poetas muertos

Comenzaré diciendo que hay películas que tienes que ver al menos una vez en la vida y ésta es, sin duda, una de ellas.

Encontré rebuscando por la biblioteca hace unos cuantos años el libro que se hizo de la película y me gustó tanto que me decidí a verla. Si hay libro y después película, suele ser mejor el primero (vamos, siempre); pero si hacen libro de una producción cinematográfica, claramente ésta es mejor, al menos en los casos en los que he tenido oportunidad de comparar. Podéis pasar del libro, pero la peli es inolvidable. Quien no se haya emocionado con ella o no haya aprendido alguna cosa, no tiene nada por dentro.

La historia se centra en los alumnos de una clase en una escuela privada muy prestigiosa (Welton Academy) durante 1959. En este curso conocen a su nuevo profesor de literatura interpretado por Robin Williams, cuyo objetivo no es lograr que sus alumnos estudien duramente y saquen las mejores notas como el resto de maestros, sino que aprendan a pensar por sí mismos. 


Es una película estadounidense filmada en 1989 y dirigida por Peter Weir y con guión de Tom Schulman, y los actores principales a los que seguro conocéis son: el citado Robin Williams, un jovencísimo Ethan Hawke, Robert Sean Leonard (recientemente interpretaba a un oncólogo en la serie House) y Gale Hansen (a este personaje lo vais a amar). Destacar que la película recibió un Oscar a Mejor guión original... ahí lo dejo caer.

La película deja algunas citas memorables y muchísimas, como es lógico, referentes a poesía y poetas. Es un canto y un homenaje al romanticismo, al amor por la vida, al valor y la amistad, a ser fiel a uno mismo.

"No olviden que a pesar de todo lo que les digan, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo (...) Les contaré un secreto: no leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana; y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, el comercio, la ingeniería... son carreras nobles y necesarias para dignificar la vida humana. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor son cosas que nos mantienen vivos"

Durante ese curso escolar tan distinto, aprenderán a tomar decisiones por sí mismos, a ver las cosas desde una perspectiva distinta, a encontrar su propia voz, a romper las normas y a disfrutar la vida para no desperdiciarla.

"Me interné en los bosques porque quería vivir intensamente; quería 'sacarle el jugo' a la vida. Desterrar todo lo que no fuese vida, para así, no descubrir en el instante de mi muerte que no había vivido"

Las interpretaciones lideradas por Robin Williams,  que interpreta al profesor John Keating al que se saludan con un "Oh, Capitán, mi Capitán" en referencia a un verso de Walt Withman, son magníficas. La película no se hace lenta y es imposible no emocionarse con ella. La he visto tropecientas veces y no creo que vaya a llegar el momento en que me canse de verla.


Escena en la que Keating les enseña que hay que ver las cosas siempre de formas distintas.

Lo mejor: probablemente el guión (las interpretaciones ya las he mencionado), todas las frases, la manera en que está hilado, la forma en que te hace pensar, darle vueltas, en la que te emociona con su Carpe Diem. En la que te ayuda a ser librepensador abriendo el camino, siendo fiel a él, a lo que has elegido. Y ¿os he hablado del final? Bueno, mejor que lo descubráis por vosotros mismos. 

"Robert Frost dijo: dos caminos se abrieron ante mí, pero tomé el menos transitado y eso marcó la diferencia"

Lo peor: Que no hay más películas como esta.


No me voy a enrollar mucho más. Os animó encarecidamente que la veáis a ver si sois de la misma opinión. En cuanto a los que ya la habéis visto, espero que os haya emocionado de la misma manera. Mi nota (es algo muy personal quizá no todos le pongan esta) es un 10.

¿Habéis visto El club de los poetas muertos? ¿Qué os parece? ¿Cuál es vuestra cita favorita?
Espero que os haya gustado la reseña.

Sin más demora me despido con un fuerte y alto:

¡Oh Capitán, mi Capitán!


MJ