jueves, 21 de enero de 2016

Amanecer rojo.


Título: Amanecer Rojo.
1/3 - Amanecer Rojo.
      - Hijo dorado
      - Morning star

Autor: Pierce Brown.

Editorial: RBA Molino

Fecha de publicación: 2014

Amanecer Rojo es un libro que compré por impulso. Uno va a una librería con dinero (mala idea) y acaba llevándose libros aunque no quiera hacerlo. Incluso si no es una librería pero tiene una sección dedicada a libros, ya está armada una buena. Lo compré porque había oído hablar genial de él. Todo el mundo decía que era buenísimo. La sinopsis tenía muy buena pinta y porque mentir, el autor es muy guapo ¿o no?


Así que lo leí con bastantes ganas esperando encontrarme una joya. Quizá, para mí ese fue el error. El problema de ir hacia un libro con altas expectativas (o hacia cualquier cosa en realidad) es que cuando llegas, al final nunca es lo que habías estado esperando. Y Amanecer Rojo fue un bajón en todos los aspectos. Me esperaba mucho más de él. 


Pierce Brown establece un mundo divido en clases que se diferencian mediante colores y cada clase, se dedica a unas labores para mantener la sociedad. Desde los Rojos, la clase más humilde y trabajadora (lo que serían los mineros de toda la vida) hasta los Dorados, la clase dirigente (en resumidas cuentas, los políticos). Lo que no saben los Rojos es que son manipulados sin piedad para conseguir los mayores beneficios económicos mientras tienen que soportar unas condiciones de vida muy duras cercanas a la pura esclavitud. Pero Darrow, el protagonista (un rojo), encuentra durante el inicio de esta trilogía, fuerzas y razones para revelarse contra los Dorados y no será otra cosa que la venganza. Su plan, hacerse pasar por un Dorado y entrar en la élite, algo nada fácil con un precio que él está dispuesto a pagar. 

Nadie puede dudar que la premisa de partida ya suena bien pero realmente me pareció un reconcentrado de Los juegos del hambre (en una parte importante del libro los personajes son obligados a pelear a muerte en una especie de campo de batalla controlado externamente) y otras distopías juveniles de moda. Si lo analizo más fríamente sin dejarme llevar por la primera sensación que tuve al leerlo, no está tan mal. Se lee muy bien, los personajes aportan lo suficiente a la trama y no son planos, cosa que agradezco, tiene un ritmo ágil y unas cuantas sorpresas que encontrarás a lo largo de las páginas. Pero ni con todas esas cosas buenas me dejó buen sabor de boca. No me aportó nada nuevo y a estas alturas, con toda la oferta literaria en el mercado que hay, salir con una novela que se parece demasiado a súper-éxitos, no me parece la mejor de las ideas.


Lo mejor: Las escenas de las peleas y la trama más bélica, por así decirlo, me pareció bastante buena, junto con el ritmo que marca es un buen combo.

Lo peor: para leer Los juegos del hambre remix 2, me leo Los juegos del hambre.

Estuve muy tentada de ponerle un 4 pero al final me quedaré con un 5, un aprobado raspado. Muy raspado. Me da demasiada pena suspender a un libro =(.

Después de Amanecer rojo, no me quedaron demasiadas ganas de leer los siguientes dos tomos así que no puedo juzgar si la trilogía gana o pierde con las páginas. No todos los libros son para todos, ni nos enamoramos de las mismas cosas, así que asumo que simplemente este no era el libro para mí. Espero que a vosotros os haya gustado más.

MJ