domingo, 7 de enero de 2018

El gran showman

¡Hola a todos! Hoy escribiré sobre la primera película que hemos visto MJ y yo en este 2018, pero voy a hacerlo de una manera un poco diferente a como suelo hacerlo, ya que esta película me ha llegado de manera especial. Me refiero a El gran showman (como ya sabéis porque habéis leído el título de la entrada, básicamente).

Para empezar no quiero hacer una sinopsis, basta decir que es un musical biográfico (y nada realista) de P.T. Barnum, el hombre que hizo del espectáculo y el circo lo que conocemos hoy en día.
De verdad que no sé siquiera cómo empezar a escribir sobre ella, si esta reseña tendrá un orden más o menos estructurado o qué, yo me voy a limitar a escribir lo que me sale de dentro y lo que quede, lo publicaré.

Creo que El gran showman llegó en la época en que tenía que llegar. No soy una persona extremadamente abierta en lo que a mis emociones se refiere, pero creo que hay que dejar claro que, hasta ahora, casi no sabía lo que era quererme a mí misma. Durante mis casi  27 primaveras me sentí fuera de lugar, como si no mereciera estar donde me encontraba, ya fuera por ser gordita, o tímida, insegura, etc. Además siempre tuve la maldita manía de compararme con todo el mundo y querer ser como ellos, ya que todo el mundo parecía tener una vida mucho mejor que la mía. Hasta hace prácticamente un año no me di realmente cuenta de lo que valgo, de cómo, para bien o para mal, he sabido caerme y levantarme, he emprendido objetivos en mi vida y he logrado todos y cada uno de ellos, ya sea bajar 20 kilos o estudiar una carrera, o conseguir un empleo. No sabía qué era mirarme en el espejo y gustarme, mirar dentro de mi y quererme. Sabía cómo era la teoría, pero en la práctica era una total inútil. Por fin, aunque sigo creyendo que tengo un largo recorrido por delante, me alegro completamente de ser como soy, de lo que he logrado y de lo que quiero seguir conseguiendo.

¿Por qué cuento todo esto? Porque la película trata especialmente este tema. La historia es lo más típico del mundo, pero no es lo que cuenta, es lo que dice. Nos dice que tenemos que querernos, que tenemos que ser nosotros mismos a pesar de esa gente que pretende lo contrario,a  no sentirnos mal por ser diferentes, a no hacer daño a nadie por serlo, a disfrutar de nuestra vida a nuestra manera porque a la hora de la verdad es lo único que nos queda, a amar, a luchar cada día por nuestros sueños aunque caigamos cien veces, a apreciar a quien nos quiere, a diferenciar quién es nuestro amigo y quién busca el interés, a ver más allá, que sufrir forma parte de nosotros... Que somos quienes somos, y punto, "This is me", si te gusta, eres bienvenido, y si no, por favor da media vuelta y vete, sin rencores, porque no pienso esconderme de quién soy ni de quién puedo llegar a ser.



Y todo esto encima lo hace con una música y unos números de espectáculo, que no es ni lo más innovador ni lo más maravilloso, pero cala dentro y se queda en el corazón, y sé que se va a quedar ahí durante mucho, mucho tiempo.

En resumen, que este comienzo de año ha sido muy, muy intenso. A mi esta película, si bien no es lo más maravilloso del mundo, a mi me ha tocado el corazón, por primera vez en un cine he llorado de felicidad, porque sentía que me hablaban, me abrazaban y me decían: "eh, no estás sola, eres maravillosa, sé tú misma y vive como quieras". No voy ni darle nota, me parece restarle valor a lo que me ha hecho sentir, cuantificar algo que no se puede contar. 

¿Habéis visto El gran Showman? ¿Qué os ha parecido?

Arantxa