jueves, 24 de septiembre de 2015

La marca del guerrero

Una de las cosas buenas de acudir a un festival de literatura es que puedes contar numerosas anécdotas a lo largo del resto del año. Comprar y leer este libro es una consecuencia directa de una de ellas.


Cuando llegamos el primer día al Celsius 232 decidimos dar una vuelta para ver los estantes y las novelas que vendían este año. De repente, el dueño del primer puesto nos llamó y comenzó a hablarnos de un gran libro que su editorial publicaba, y de que (¡oh, casualidad!) su autora se encontraba junto a él y podía firmarnos un ejemplar si lo comprábamos. Y es bien sabido que una de las cosas malas de acudir a un festival de literatura es que te convencen demasiado rápido para los libros expuestos. Y, sinceramente, la carne es débil.

“La marca del guerrero” es una novela de fantasía épica que narra las historias de cuatro personajes diferentes. El primero de ellos es Armiat, un aprendiz de herrero que a sus doce años recibe la Marca del Guerrero, un signo que aparece a chicos y chicos entre 14 y 24 años. Es un símbolo que representa la llamada de los dioses, por lo que estos jóvenes están obligados a convertirse en soldados y luchar por el rey de por vida. Su juventud e inocencia le traerán no pocos problemas.


El segundo protagonista es Imanae, un noble que, tras la muerte de su padre, debe asumir el papel de jefe de la familia. Justo pero inteligente, intentará gobernar sus dominios con sabiduría y honradez, pero el resto de los nobles, todos ellos intrigantes consumados, no se lo pondrán tan fácil.

Maltés es el segundo hijo de la familia más importante del Reino (con la única excepción de la Familia Real). Despreciado por un padre y un hermano crueles y despiadados, tendrá sobradas oportunidades para probar su valía y su aguda inteligencia desde muy temprana edad.

Por último, la protagonista femenina es Aremís, segunda hija del Rey, una princesa lista e independiente que reniega de su condición de noble y busca un destino más allá de las imposiciones que su padre y su cargo le exigen.

“La marca del guerrero” es una novela entretenida, muy bien escrita, con unos personajes variados y dinámicos con los que puedes empatizar de manera inmediata. Sus toques fantásticos son narrados de manera creíble, y puedes leerlo aunque no estés acostumbrado a este género.

Aunque es un buen libro, tengo que decir que me dejó a medias, sentí que faltaba algo en él. Tengo el “problema” (por llamarlo de alguna forma), de que todo lo que leído de fantasía épica pertenece a George R. R. Martin, Joe Abercrombie y Patrick Rothfuss. Sé que las comparaciones son odiosas, pero habiendo leído a estos tres Genios (con mayúsculas y en negrita) se me hace complicado leer otras novelas de manera imparcial. Y, aunque la novela es muy buena, no llega a las sagas de los anteriores escritores ni a la suela de los zapatos. De verdad que leí el libro con la mente abierta, pero se me hacía completamente imposible no comparar unas historias con otras.

Sin embargo, es una novela muy interesante y entretenida, que engancha según avanza el argumento. Al principio puede parecer un poco lento, pero no os arrepentiréis si continuáis leyendo.

Lo mejor: la ambientación, cómo describe el Reino y explica en qué consiste la Marca del Guerrero, así como unos personajes carismáticos.

Lo peor: al principio la historia avanza despacio, y aunque el final tiene un giro sorprendente en la trama, que me ha dejado con ganas de más, me esperaba algo un poco más épico.

La nota será un poco baja, pero sigo recomendando el libro a todo aquél que le guste la fantasía épica. Además, al terminarlo puedes acceder a contenidos extras a través de la página web que ponen a disposición del público. Dicho esto, le pongo un 6,5.

Aquí os dejamos las páginas web, donde podréis ver, entre otras cosas, dónde y cómo adquirir un ejemplar, acceder a contenidos adicionales o secretos de la trama.

www.lamarcadelguerrero.com