lunes, 29 de agosto de 2016

Megapetarda

¡Hola a todos! Hoy voy a escribiros acerca de una película que considero un placer culpable. Es la típica que quiero ver cuando necesito algo simple y divertido que simplemente me entretenga; estoy hablando de "Megapetarda" (el que haya traducido este título debería dedicarse a otra cosa).

Poppy Moore es una chica americana con la vida que todo el mundo sueña: es rica, guapa, tiene un montón de amigos como ella, vive en Los Ángeles y es todo glamour. Sin embargo, el fallecimiento de su madre y la nueva relación de su padre la convierten en una chica pija y malcriada, hasta que uno de sus arrebatos son tan grandes que es enviada a un internado en Inglaterra, donde aprenderá a esforzarse y a encontrar la verdadera amistad.
Sí, es un cliché americano de libro, pero como he aclarado, la veo en momentos en que eso es precisamente lo que busco. No es una película ambiciosa, sino la típica de y para adolescente, y a pesar de no ser ninguna obra de arte, a mi me ha gustado bastante. La historia es de sobra conocida, y todos sabemos cómo se va a desarrollar y cómo terminará pero ¿acaso no es eso lo que esperamos ver al enfrentarnos a un film de este estilo? En mi caso, supongo que lo considero un placer culpable porque tengo la espinita de haber estado en un colegio mayor o en un pisito de estudiantes, y al verla siempre siento esa especie de nostalgia al pensar cómo me lo hubiera pasado si de verdad hubiese ido, aunque supongo que los sueños serían mejor que la realidad.

Si bien las interpretaciones son en general reguleras (lo de sobreactuar se les da francamente bien), los personajes me convencieron. Como repito una y otra vez, son típicos pero efectivos, de modo que, aunque previsibles, empatizas un montón con el pequeño grupo de amigas. Personalmente me encanta una chica a la que le pierde el chocolate y la bollería. Es simpática, alegre, algo irónica..¡la quiero como amiga!


El resto en realidad es muy flojo: el guión no da para más, los paisajes son muy bonitos pero repetitivos... Es el típico producto comercial americano, ¡hay que ganar dinero al fin y al cabo!

En resumen, es la clásica película que verían un grupo de amigas un domingo con mantita y palomitas, no os esperéis nada más y la disfrutaréis. Como nota, se queda en un 6, aunque sé que no merece el aprobado, pero como dije (me repito demasiado), es un placer culpable; todos tenemos y no somos objetivos cuando eso pasa.

¿Habéis visto la película? ¿Cuáles son vuestros placeres culpables?

Arantxa