domingo, 9 de octubre de 2016

American Horror Story

¡Hola a todos! Hoy en lugar de hablar de una película, lo voy a hacer de una serie a la que estoy demasiado enganchada: "American Horror Story". Lo bueno que tiene es que cada temporada es autoconclusiva, por lo que me centraré en la primera temporada, que es la que he acabado: "American Horror Story: Murder House".


La primera temporada cuenta la historia de una familia que, tras sufrir muchos baches, quiere empezar una nueva vida y decide mudarse a una casa preciosa y muy antigua en la que comienzan a suceder fenómenos extraños.
Tengo demasiadas cosas que comentar, así que intentaré no enrollarme mucho. Lo primero de lo que quiero hablar es de la estructura de la temporada, que siempre es la misma. Aunque dije en el resumen que la serie habla de una familia, es una afirmación bastante falsa, ya que lo que se pretende es contar la historia de la casa, no de la familia.  Por ello, prácticamente todos los episodios comienzan igual. Los primeros minutos se ubican en el pasado, contando a grandes rasgos las vivencias de los antiguos dueños de la casa. Después vuelve al presente para introducirnos que ese pasado va a afectar a la historia "principal". Tras ello aparece el opening (del que ya hablaré), y a partir de ahí, espérate cualquier cosa que se te pueda pasar por la cabeza. La verdad, para tomar de base una historia tan cliché y tan explotada como una casa encantada, han sabido aprovecharla y sacarle todo el jugo. Es lo bueno de que sea una serie y no una saga de películas, que puedes regodearte en la casa, en su pasado, dejar de centrarte en lo que parece una trama principal y expandir ese universo hasta la construcción del edificio. La idea es, cuanto menos, interesante.

El opening: ese opening. Los que nos leeis desde hace cierto tiempo sabréis que me encanta el terror, pero raras veces me da miedo. Con esta serie me pasa lo mismo: me encanta, pero la veo sin problemas, excepto por este maldito opening. Es de los mejores que he visto en tiempo. No sólo es perfecto para lo que se está contando, si no que, según avanza la trama, te das cuenta que todo lo que aparece en él tiene importancia, de alguna manera te da pistas de lo que ocurre durante la misma, por lo que no es de esos que, una vez vistos, los pasas más rápido porque te cansas. Estás siempre pendiente de él, para saber qué es lo que vas a ver, qué pequeñas cosas te está contando. Y por si fuera poco, es aterrador. Cuando aparece en el primer capítulo, ni siquiera pensaba que fuera el opening hasta que aparecieron los créditos de reparto, tan metido está en la historia. No sé, me encantó tanto o más que la serie.

El siguiente punto son los personajes y el reparto. Y sí, van juntos, porque los unos no podrían funcionar sin los otros. Para que una historia funcione, los personajes tienen que estar bien construidos, ser coherentes, conocer sus motivaciones, sus miedos, sus esperanzas, etc. Aquí no sólo se cumple esta premisa, si no que tienen unos actores para interpretarlos que les hacen llegar a otro nivel. Es de las primeras veces que he visto en una serie que, si bien hay personajes o actores que te gusten más que otros, ninguno falla. Son todos geniales. Mis favoritos son, sin duda alguna, Evan Peters y Jessica Lange. Dicen que el primero está sobrevalorado, pero a mi me flipó, me encanta, y lo adoro. ¿No habrá Funko Pops de este hombre para tenerlo en mi habitación?

De verdad, esta foto la necesito para ponerla en mi habitación como poster.
Siguiente cuestión: el ambiente y el guión. Con ella vais a conocer esa sensación de no saber qué es real o qué no. Esta serie no es para todo el mundo, y no es para menos, es una ida de olla como pocas. Lo primero que piensas al ver el primer episodio es: "¿Yo qué acabo de ver, qué es esto?". Si hay algo que saben aprovechar, es tenerte en la incertidumbre. Qué existe y qué no, este personaje está vivo o muerto, este otro es un psicópata o una persona normal... Te deja siempre con alguna incógnita, por lo que no puedes dejar de verla. Y yo caí en la trampa hasta el fondo.


Un apunte que debo hacer es que ésta es una serie para los amantes del terror, porque tiene tal cantidad de homenajes al género que debería verla más veces para pillar las referencias. Las hay muy evidentes, como una que hicieron a "Rosemary's baby" (no, no pienso poner el título en castellano de España porque es una aberración y uno de los peores spoilers del cine), pero también mucho más sutiles. Como he dicho, tendría que volver a ver la serie para pillarlas, pero créedme, las hay y muchas.

Por último, aunque me queda mucho por mencionar, necesito hablar de la banda sonora. Esto que voy a decir es una teoría mía, pero si es como yo creo, me quito el sombrero ante los creadores de la serie. Según la iba viendo, me pareció que cada episodio tenía una canción diferente y que se basada en una película de terror distinta. No era la misma, pero tenía la misma base. Es decir, que quizá un episodio tenía como fondo una melodía similar a El exorcista, el siguiente a Saw, etc. Si esto es verdad, yo me rindo a los pies del equipo, no puedo decir más.

En resumen, si os gusta el género, hay que verla sí o sí. De verdad que no sé por qué he tardado tanto en empezarla, porque es genial. Le pongo un 8.

¡Ah, sí! Y ahora que estoy en mitad de la segunda temporada, decir que no tienen absolutamente nada que ver unas con otras, por lo que, si no os gusta una temporada, podéis saltarla y ver otra sin problemas. Sólo repite el reparto, pero haciendo papeles que no tienen nada que ver.

¿Habéis visto la serie? ¿Qué os ha parecido? ¿Me recomendáis alguna serie que esté en Netflix?

Arantxa