domingo, 23 de octubre de 2016

Cómo entrenar a tu dragón

¡Hola a todos! Hoy vuelve a tocar una película de animación, aunque nada tiene que ver con Estudios Ghibli. Tenía muchas ganar de verla, y hace un par de semanas encontré ésta y su secuela por tres euros en el centro comercial, así que era obligatorio comprarla. Hoy voy a hablar de "Cómo entrenar a tu dragón".

La historia narra las aventuras de Hipo, el hijo de un jefe vikingo que cada día se enfrenta a dragones sanguinarios, mientras él queda siempre relegado como el torpe y el marginado del clan. Sin embargo, todo cambia cuando caza a un dragón de la raza "Furia Nocturna", imposible de atrapar. Tras no poder matarlo, comienzan una relación de amistad preciosa.
 Lo mejor de esta película se traduce en una palabra: Desdentao. ¿Cómo un fiero y peligroso dragón puede convertirse en la cosita más adorable, tierna y dulce del mundo? Es una cocada, es la mascota que todos querríamos tener, ¡se comporta como un cachorrito y puede volar! Desde el primer minuto que lo vi, me enamoré, y se ha convertido en uno de mis animales de animación favoritos sin duda alguna. Sí, todo el mundo habla de él, pero cuando es cierto, se dice y punto.

 Una cosa que me ha gustado mucho ha sido la historia en sí. Si bien al principio es bastante típica (chico marginado enamorado de la chica guay, pero en lugar de un instituto tenemos una aldea vikinga infestada de dragones), luego mejora bastante, evoluciona y se dirige de una manera que, aunque algo repetitiva, se desarrolla de una manera bastante innovadora. Al fin y al cabo, hablamos de animación y de una película infantil, no podemos pedir una evolución posmodernista sobre el consumismo en la Europa del siglo XXI (para eso ya está Ghibli). Me ha gustado especialmente el final, es simplemente perfecto y muy bien cerrado, completa  el círculo de la trama de una manera magistral.

Otra cosa que me ha flipado (y no suelo fijarme en estas cosas) es la animación en sí. Los dragones son espectaculares, algunos más bonitos, otros más atemorizantes, pero cada uno con su estilo, no tienen nada que ver unos con otros. ¡Si hasta hay un libro de texto explicando las razas! Pero lo mejor de todo han sido los paisajes. Mi más franca enhorabuena para las personas que han hecho esos paisajes, de verdad que me quedé embobada mirándolos.


En resumen. "Cómo entrenar a tu dragón" me pareció una película para niños muy disfrutable, tanto para los peques como para los que ya no lo somos tanto, la recomiendo sin lugar a dudas, y tiene un 7,5 bien merecido. Estoy deseando ver la segunda parte, dicen que es muy, muy buena.

¿Habéis visto la película? ¿Qué os ha parecido? ¿No es Desdentao el mejor?
 
Arantxa