jueves, 15 de junio de 2017

La destrucción de Kreshev

¡Hola a todos!

Hoy voy a traer una entrada pequeñita con la que podré cumplir por fin (más vale tarde y lento que nunca) con el reto que me puse al principio del año de los premios Nobel.

Así que sin más preámbulos ¡allá voy!

El libro, como podéis ver por el título, es La destrucción de Kreshev del autor polaco Isaac Bashevis Singer que recibió el Nobel en en 1978. Un librito realmente breve, unas 120 páginas, que narra los acontecimientos de un pequeño shtetl (villa o pueblo con una numerosa población de judíos) situado a orillas del río San en que el que diablo decidió hacer de las suyas.



Mi padre llavaba ya un tiempo detrás de mí pidiéndome que leyera algo del autor porque, y cito sus palabras (aunque tampoco literalmente, no nos pasemos) es uno de esos grandes escritores que consiguen conmoverte el alma, que tocan algo profundo con sus palabras.

La novela-relato está narrada en primera persona por el mismísimo diablo (algo que mi padre consideró que me gustaría debido a mi inclinación por la fantasía) pero he de decir que tampoco se notó mucho la diferencia con un narrador omnisciente. De vez en cuando dejaba caer algún comentario o decía algo intrigante o mencionaba que era el genio del mal pero nada más alla. No es que sea negativo en sí, pero me esperaba que algo tan interesante tuviera mas presencia entre las páginas.

La destrucción de Kreshev cuenta la historia de un rico maderero que llega al shtetl con su mujer y su hija, a la que buscará marido en un joven estudioso. Como cita el libro <<Tentación y pecado, fe y superstición, fantasía y realidad, inocencia y perversión, arrepentimiento y castigo se entremezclan en un crescendo imparable que conduce hasta un trágico final>>. Y realmente todo eso encontrareis en la novela, increíble para ser 120 páginas. Las leí en un viaje y se me hizo, lógicamente, muy corta.

No me voy a parar mucho en hablar de la prosa del autor porque se puede dar por supuesto que es realmente buena. De esa clase que devoras sin darte cuenta. En definitiva fue una muy buena lectura, quizá ideal para iniciarse con el autor porque me dejó con ganas de mucho más. Es cierto que lo que vas leyendo deja impresión pero no menos cierto, al menos en mi caso, que eché de menos que tuviera más desarrollo. Más páginas para poder conocer mejor a los personajes, y más trama para poder disfrutar de ella, porque la historia que narra, de verdad merece la pena.

En resumen, una gran lectura, breve y rápida, con una buena historia entre sus páginas. Se queda con un 7 y sin duda iré a por algún otro libro del autor.

P.d.: Solo como anédota, La destrucción de Kreshev tiene cierto vocabulario que no me resultó tan fácil ya que tiene origen judío (como shtetl) y, que narices, cuando escribe un Nóbel se nota la calidad y sin embargo me resultó mil veces más fácil su lectura que otros tantos libros juveniles que son bastante más trabados de prosa y no tienen ni de lejos esa soltura.

¡Espero que os haya gustado!

MJ