domingo, 8 de noviembre de 2015

Cita de la semana

¡Hola a todos! 

Nuevo domingo y nueva cita de la semana. Como llevo un par de días sin saber cuál poner (ninguna me parece adecuada) he decidido hacer trampa. La cita de hoy sí es literaria y pertenece a un libro que quizás no hayáis leído aunque a su autor seguro que lo conocéis. Casi todo el mundo lo conoce y los que no lo hacen, deberían ponerse las pilas.

Entonces ¿por qué me he visto obligada a hacer trampas? Porque la cita de hoy viene de un libro que realmente no he leído, pero la vi en algún blog que ahora no recuerdo y me pareció preciosa. Y sin más preámbulos, señoras y señores... 

"Las personas fueron creadas para ser amadas. Las cosas fueron creadas para ser usadas. La razón por la que el mundo está en caos, es por que las cosas están siendo amadas y las personas están siendo usadas"

Desde que la leí no pude dejar de pensar en ella, (bendito el blog en el que la descubrí), a la que no le falta su tono de crítica (modo reflexivo: ON). Porque sí, en cierto modo estoy de acuerdo, a veces todos pecamos de dar demasiada importancia a lo material, que nos rodea y parece que es quien proporciona el aire que necesitamos. Las cosas dejan de ser cosas y pasan a ser necesidades, y las personas... bueno, a veces las personas empiezan a ser prescindibles. También entiendo que algunas personas buscan con ahínco la forma de convertirse en prescindibles de tu vida y en algunos casos acabamos separándonos de su camino (a veces para bien) pero no deberíamos dejar que cada una de las personas que conocimos y conocemos pierdan importancia. Porque de una forma u otra, nos marcan. 

Porque las personas son personas. Como escuché hace poco en una canción "Puede que no seas perfecto, pero eres de edición limitada". Jamás en la historia de la humanidad ha existido ni existirá nadie como tú. Nunca. Eres único, irrepetible. Todos los somos. Y eso es absolutamente impagable. Cada vez que miremos a alguien a los ojos. Cada vez que hablemos con una persona. Cada vez que nos paremos a contemplar las peculiaridades de cada uno. 

Cada vez... será algo único. Y no deberíamos perderlo de vista. Valorar más a los demás y valorarnos más a nosotros mismos. Sin dejar de pensar que muchas veces todas esas cosas que tenemos y podemos tocar y son nuestras, no son tan importantes, porque lo realmente imprescindible es lo que damos y nos dan. 

¡Espero que os haya gustado la frase!

MJ