domingo, 3 de julio de 2016

El castillo ambulante

¡Hola a todos! Hoy toca la reseña de la primera película que vi de Studio Ghibli. La pobre MJ se pasó años intentando que viera alguna, y ha llegado el momento. Voy a hablar de El castillo ambulante.




Esta película narra la historia de Sophie, una chica joven que, tras un encuentro con Howl, un mago poderoso y atractivo, recibe la visita de la Bruja del Páramo, que le lanza una maldición, convirtiéndola en una señora de más de noventa años. Sophie, para deshacer el hechizo, va en busca de la magia, acabando en el castillo ambulante, donde vivirá increíbles aventuras.
Si os soy sincera, nunca me gustó el Studio Ghibli. Cuando era pequeña veía los tráilers en mis vídeos Disney, y los dibujos, así como la trama, me desagradaban mucho, por ello tardé tantísimo en ver la película, supongo que tenía demasiados prejuicios.

En mi opinión, esta película, si bien está dirigida a un público infantil, es para adultos (y si lo que MJ dice es cierto, ésta es la película más infantil de la productora). Tiene muchísimas referencias y metáforas que sólo las personas con más edad son capaces de comprender: cosas como por qué la maldición de Sophie es la vejez, contra qué lucha Howl, qué le ocurre para ser como es... Todo ello se puede analizar con el tiempo, los niños se quedarán más con la fantasía y el cuento de hadas, pero la esencia real del film es para adultos.

La estética de los paisajes es impresionante. Si bien de pequeña no me gustaba, ahora aprecio el trabajo y cuidado que se ha empleado en esos páramos, en el castillo, los diferentes países, etc. Otra cosa no, pero los japoneses ponen mucho mimo en sus películas, y se nota a todos los niveles.

Los personajes y el guión son espectaculares. Sophie es un personaje muy entrañable, personalmente la prefiero como anciana que como adolescente, pero es un personaje al que se le coge cariño rápidamente. También me ha llegado al corazón Calcifer, un demonio de fuego ligado a Howl y que es el encargado de mantener y dar vida al castillo. Es adorable, el típico secundario que a la fuerza te cae bien. Y por supuesto, Marco, el discípulo del mago, un niño simplemente encantador.



El gran handicap que tiene El castillo Ambulante (y por lo que he visto hasta ahora, todas las películas de Ghibli) es el ritmo. Es una película muy reflexiva, se paran mucho en los diálogos, en las miradas de los personajes, los sentimientos, etc. dando menos importancia a la trama en sí, por lo que es bastante lenta. 

En resumen, El castillo ambulante es una historia que me ha encantado, y me ha dejado con ganas de ver más películas del Studio, como El viaje de Chihiro o La princesa Monoke. Le daría un 8,5 de nota.
¿Habéis visto El castillo ambulante? ¿Qué otra película de estas características me recomendáis?

Arantxa