viernes, 15 de septiembre de 2017

Libro vs película: las ventajas de ser un marginado, de Stephen Chbosky

¡Hola a todos! Tras varios años pensando: "tienes que leer Las ventajas, tienes que leer Las ventajas", ¡al fin lo he hecho! Me he devorado la novela y visto la película, de modo que aquí os traigo mi comparativa entre una y otra.

"Las ventajas de ser un marginado" es una recopilación de cartas que un chico de doce años llamado Charlie envía a un remitente desconocido. En éstas cuenta que va a empezar el instituto, así como sus sentimientos respecto a ello. A lo largo del tiempo, Charlie seguirá escribiendo sobre sus aventuras y desventuras, sus impresiones, sus pensamientos, etc., centrándose especialmente en su relación con dos chicos de último año que ha conocido, Sam y Patrick.


Tardé tanto en ver la película porque primero quería leer la novela, y nunca encontraba el momento para ello a pesar de tener muchísimas ganas de hacerlo. Cuando por fin lo hice, me llevé una sorpresa enorme. Aunque sabía el argumento de la trama, no me imaginaba para nada que iba a ser así, creía que sería más una especie de crítica social o algo parecido, y lo que me encuentro es una historia preciosa que trata sobre la amistad, la familia, la necesidad de pertenecer a un grupo, pero también sobre el acoso, las drogas, el alcohol, la sexualidad o el suicidio.

Sin embargo, a pesar de parecerme una novela genial, tenía la sensación de que me faltaba algo. Supongo que se debe a que, al imitar el estilo de escritura de un adolescente algo infantil, no acaba de centrarme del todo en la historia y no podía evitar fijarme en los fallos que tenía (y que se van reduciendo según se van enviando las cartas). Por ello, al día siguiente me vi la película, ya que creía que al ser necesariamente objetiva y no centrarse tanto en la personalidad de Charlie, la disfrutaría aún más. Ahora puedo decir con toda sinceridad que se ha convertido en una de mis favoritas.


Creo que la culpa la tienen los personajes. Es imposible no ver o leer a Charlie y no amarlo, es sensible, paciente, encantador, un poco rarito (en el mejor de los sentidos), y no podía evitar sentir la necesidad de ayudarlo, de acercarme a su mesa y hablar, hablar y hablar hasta que nos echaran de "la zona de nutrición". Sam es la típica chica que querría tener como mejor amiga. Divertida, atrevida, sin prejuicios... El tipo de persona que te saca de tu zona de confort sin que te des cuenta, haciéndote vivir experiencias que de otra manera quizá no vivirías. Y llegamos a Patrick, mi Patrick. Fue sin duda alguna mi personaje favorito del libro, y eso fue antes de verlo interpretado por Ezra Miller. Podría ponerme a describir por qué todos deberíamos tener un Patrick en nuestra vida, pero seguiría escribiendo hasta mañana. Sólo decir que es increíble, divertido, tolerante, sabe qué hacer y decir en cada momento... Ese tipo de personaje que se te mete dentro y rara vez sale. Que lo amo, en resumen.



En cuanto a qué es mejor, si el libro o la peli, lo dejo en EMPATE. Al fin y al cabo, Stephen Chbosky es tanto el autor de la novela como el director de su adaptación, de modo que lo hizo de tal modo que una complementara a la otra. Sin embargo, a mi me dejó más huella la película, pero sabiendo que es por una cuestión meramente personal.

Nota: 9

¿Habéis leído el libro? ¿Y visto la película? ¿Qué os ha parecido?