domingo, 21 de febrero de 2016

La Corona partida

¡Por fin! Después de más un año de espera lenta y dolorosa, he visto La Corona partida. Estaba tan ilusionada por adentrarme de nuevo en esta historia (nuestra Historia), que aún no me creo que hace sólo un rato estuviera en el cine disfrutando de esta maravillosa trama, mientras Fernando el Católico hacía de las suyas. Pero antes de hablaros de la película, dejadme que os ponga en antecedentes.

La Corona partida es el punto de conexión entre dos series españolas: la maravillosa "Isabel", que cuenta la vida de Isabel I la Católica, y "Carlos, Rey Emperador", un producto mucho más flojo que narra la biografía de su nieto, Carlos I. La película se centra en los años que transcurren entre ambas, desde las luchas de poder entre Fernando el Católico y Felipe el Hermoso, la regencia del Cardenal Cisneros o el encierro en Tordesillas de Juana la Loca (no creo que peque de contar spoilers, todos estos son acontecimientos reales de la Historia de España).


Lo primero que me gustaría indicar es que hay que verla como lo que es: una continuación, la unión de dos series emitidas en televisión. Es decir, que este producto es más bien un capítulo largo que una película en sí misma. Si aceptáis esto, podréis disfrutar de esta pequeña joya.

Dicho esto, me veo en la obligación de declarar mi profunda admiración hacia Jordi Frades, el director. También ha ejercido como tal en "Isabel", y es la primera vez que se enfrenta a la gran pantalla.  Ha contado con todo el equipo técnico de la serie, al igual que el director de "Carlos, Rey Emperador", y la diferencia es abismal. Este hombre ha hecho que esta historia volviera a brillar, me ha dejado sin palabras. Sus dos primeros minutos me han gustado más que casi todos los capítulos de Carlos. No me fijo mucho en estas cosas, pero ha sido tan evidente que debía mencionarlo.

El reparto es de matrícula de honor. Irene Escolar se sale. No sé qué más decir de esta acriz, todo halago se queda corto (no sabéis lo que me alegré cuando ganó este año el Premio Goya). Su Juana nos hace reír, sentir compasión hacia ella, querer ayudarla, salvarla de su marido y su padre. Irene Escolar nos ha hecho amar a Juana la Loca. Rodolfo Sancho es el perfecto Fernando. Frío, calculador, capaz de hacer cualquier cosa por salvaguardar la Corona y los reinos de los que se ha hecho cargo, pero todo ello siempre con un punto emotivo, para no olvidarnos que, aunque tirano, también era humano. El resto del reparto cumple con su cometido, destacando especialmente a Ramón Madaula como Gonzalo Chacón y Eusebio Poncela como el Cardenal Cisneros.



La fotografía es mágica. Al igual que en las series, se han inspirado en cuadros reales que reflejan determinados momentos históricos, lo que hace que la escena sea aún más especial. Por si fuera poco, las localizaciones donde se rodó la trama son las reales, fue ahí donde todo ocurrió de verdad. ¿Hay algo mejor para una película?

Y como siempre, esa banda sonora, compuesta por Federico Jusid, tan dulce, tan épica, tan melancólica... Soy fan declarada de este chico. En mi opinión, ha salvado a "Carlos, Rey Emperador" en muchas ocasiones, provocando que una escena mediocre sea más o menos digna. Imaginad qué consigue en esta película, el resultado es espectacular.



Lo mejor: todo, soy muy fan :)

Lo peor: que está demasiado enfocado a la pequeña pantalla, más como un regalo a los fans de Isabel que como un producto independiete. Por tanto, aquellos que no habéis visto la serie quizá no os guste.

Pero como yo sí he visto la serie y me ha chiflado desde el comienzo, sería un delito no ponerle un pedazo de 10, aunque reconociendo que, como película independiente no pasaría del 7.

Por cierto, no quiero entrar en spoilers, pero si sóis fans de Isabel, tendréis muchas sorpresas que os gustarán.

¿Habéis visto las series? ¿Os han gustado? Me gustaría un día dedicar una entrada a comparar ambas series, ¿qué os parece la idea?

Arantxa