jueves, 28 de abril de 2016

Harry Potter

¡Hola a todos! Antes de nada, ¡ya hemos superado los 100 miembros! No sabéis la ilusión que nos hace, cuando empezamos pensábamos que nadie nos leería. De verdad, no sabéis lo contentas que estamos MJ y yo, sólo podemos daros mil veces las gracias por leer nuestras idas de pinza. Dentro de poquito habrá cositas para celebrarlo que esperemos que os gusten. Por el momento, voy a hacer una de las reseñas más especiales, al menos para mi. La saga que ha cambiado mi vida de arriba a abajo, la que, en cierta medida, ha provocado que esté escribiendo esto ahora mismo: Harry Potter

El problema de estas novelas es que todo el mundo conoce la historia, y habrá millones y millones de reseñas hablando de él hasta hartaros, de modo que: ¿cómo puedo hacer esta entrada y que resulte diferente? La única manera que se me ocurre es contaros cómo comenzó todo y qué significa esta saga para mi.

Todo empezó cuando yo tenía unos diez años, más o menos. Adoraba leer, me chiflaba. Siempre iba con mi madre a la biblioteca y devoraba un libro tras otro. Por aquél momento mis compañeros empezaban a hablar de un tal Harry Potter, algo así como un niño mago. La verdad es que a mi no me sonaba, y la fantasía no me gustaba. Un día encontré Harry Potter y la Cámara Secreta en la biblioteca de clase, y empecé a leerlo. Obviamente fue una mala idea, lo dejé enseguida y no me preocupé más. Yo no sería una de esas personas que leería esta saga. Era joven e ingenua.

En noviembre de ese año se estrenó la primera película, y la verdad es que el tráiler no me llamaba nada. Siempre aparecía un gigante barbudo que, sinceramente, me daba un pelín de miedo. Pero las vacaciones de Navidad llegaron, y me marché por ahí con mis primos (todos de más edad que yo), que me preguntaron si quería ir a verla. La respuesta real era "no", pero era una salida "de mayores" de noche, y claro, eso era genial, así que dije que sí. La película comenzó... Y yo me enganché. 



¡Me encantó! Pasé de no soportar oír hablar de ella a no poder esperar a ver la siguiente. ¡Por supuesto que quería leer los libros! ¡Todos ellos! Nunca en toda mi vida me había emocionado así con una película (salvo Titanic, pero eso fue por Leonardo Dicaprio). Pedí inmediatamente los libros publicados para Reyes (hasta entonces se habían publicado 4), y en cuanto llegaron, me puse con el primero. Y si con la película me enganché, con la novela me enamoré. 

Fue como una obsesión. No podía parar de leer, mi familia me decía que descansara, que me iba a estropear la vista, pero yo no podía parar. Quería que llegara la carta de Hogwarts, comer grageas y ranas de chocolate, ir a Gryffindor, jugar al Quidditch... ¡TODO! Con Harry aprendí a devorar libros de verdad, a saber qué se siente al esperar a que se publique una novela, a amar la literatura en serio... Crecí con Harry Potter, viví con Harry Potter, y no puedo sino darle las gracias a J.K. Rowling por hacerme semejante regalo. Nunca se lo agradeceré lo suficiente.



Para redondear la jugada, os diré que, si la primera película fui a verla con mis primos mayores, fui a ver la última con mi primito pequeño, tras diez años amando el mundo de Harry Potter, y enseñando a la siguiente generación de magos a amarlo también. Ahora sólo tengo que resolver el problema de que no le guste leer xD 

Hoy en día, lo único que ha cambiado de esas sensaciones que os he contado antes es que en realidad soy Ravenclaw de los pies a la cabeza. Eso salió en Pottermore la primera vez que hice el test. Luego salió Gryffindor, pero ya no me sentía parte esa casa (qué se le va a hacer). Tras todos estos años, me muero por ir a Londres a hacer el tour, visitar el Callejón Diagon, comer (¡por fin!) las ranas de chocolate, beber cerveza de mantequilla y sacarme la foto en el Andén 9 y 3/4 aunque tenga que malgastar un día haciendo cola.

En fin, me enrollo como las persianas cuando quiero, pero quería compartir esto con vosotros, sobretodo ahora que también los estoy leyendo en inglés. Primera novela que conseguí leer entera en este idioma, y como no podía ser de otra manera, lo conseguí gracias a Harry. Ya os digo que este chico cambia la vida a la gente.

¿Os gusta Harry Potter? ¿Cuál han sido las lecturas que han marcado vuestras vidas? ¿Alguno ha ido ya a algún parque de atracciones o a Londer a hacer el tour?



Arantxa