jueves, 22 de septiembre de 2016

El niño en la cima de la montaña

¡Hola a todos! Hoy voy a escribir sobre una novela muy comentada en los últimos días, una de las grandes apuestas en literatura juvenil: "El niño en la cima de la montaña", de John Boyne.

Este libro cuenta la historia de Pierrot, un niño francés de siete años que en 1935 queda huérfano, y tras pasar por algunos momentos francamente duros, acaba en la casa donde vive su tía, que trabaja como ama de llaves para un señor con un bigote muy chiquitito y una mala leche demasiado grande. Ese niño dulce y triste irá conociendo poco a poco a este hombrecito y conocerá un mundo que nadie debería siquiera imaginar.
Teniendo en cuenta que este hombre ha escrito "El niño con el pijama de rayas" y que el tema de esta novela es más o menos la misma, las comparaciones son odiosas pero obvias. No esperaba un cuento tan bonito y tierno como el primero, pero aún así la novela me decepcionó bastante. No es una mala novela, en absoluto, pero está "bien". Ni me ha encantado ni me ha horrorizado, es pasable y ya está. Después de haberme enamorado de la historia de Bruno, espera que al menos Pierrot me conmoviera. Sin embargo, no hay que olvidar que tiene muchos puntos a favor.

Lo primero que me ha llamado la atención es el ambiente de la novela. Me ha gustado mucho cómo ha planteado un mundo totalmente opuesto al de Bruno. Pierrot es un niño que ha aprendido desde muy pequeño lo que es sufrir, y no sólo por perder a sus padres a una edad tan corta, si no porque a lo largo de la novela, este pequeñajo ha tenido que soportar constantes situaciones de bullying. Me ha encantado que este autor haya decido poner sobre la mesa cómo el acoso infantil puede afectar hasta puntos inimaginables, para bien o para mal. Se pasa el libro insistiendo en ello, siempre tomando como referencia diferentes personajes. Esto hace que Pierrot evolucione de manera muy coherente a lo largo de toda la trama. Lo comprendes casi hasta el final, aunque quizá no hiciéramos lo mismo que él (yo desde luego no), sí que entiendes por qué es como es y por qué se comporta de semejante manera ante varias situaciones. Ahora imaginaos que un niño pequeño y, por tanto, influenciable, acaba en la casa nada más y nada menos que de Hitler. Va a ser un desastre, eso es así. Sin embargo, es cierto que Pierrot empieza a cambiar, y en el capítulo siguiente ha pasado bastante tiempo y, por tanto, la conducta es totalmente distinta.



Otro punto a tener en cuenta es que John Boyne consigue mantener ese estilo tan particular, una mezcla entre novela y cuento muy interesante. El problema es que no ha sabido mantener la magia. Yo no era capaz de meterme en la historia y empatizar con los personajes como lo hice con su otra historia. Se queda como a medio gas, parece casi como si necesitara publicar algo comercial y ha decidido explotar su novela más conocida escribiendo esto. Entiendo que "El niño con el pijama de rayas" es algo único e irrepetible, pero sí es cierto que me esperaba algo que fuera más o menos cautivador, y no creo que lo haya conseguido. Es más, lo único que de verdad me ha conmovido ha sido la referencia que hace a su anterior novela, lo que no hace sino reforzar mi teoría de que quiso o necesitó escribir algo que sabía que funcionaría.

Como conclusión, diría que "El niño en la cima de la montaña" es un libro interesante que recomendaría si te interesa una novela de este estilo, pero sin grandes pretensiones y bastante olvidable.

¿Habéis leído la novela? ¿Qué os ha parecido?

Arantxa