miércoles, 1 de febrero de 2017

Opinión: Traducciones

¡Hola  a todos!

Hoy quería hablar brevemente de ese amplio y complejo mundo de la traducción visto desde la perspectiva de quien lo consume. Quién no se ha puesto en algún momento a ver una serie y se ha puesto a maldecir en arameo al ver algunas de las patadas que meten al idioma o al significado original. Demasiadas veces.

Si hay una cosa que me revienta es leer una saga de libros y ver que cada uno de ellos tiene un traductor diferente. Esto en sí no debería molestarme pero resulta que sí lo hace porque, aunque entiendo que el traductor contratado no se vaya a leer todos los libros previos, al menos, sí que debería consultar cómo se han traducido algunas palabras clave o nombres propios. Porque si no, pasa lo de siempre, que nunca es igual. Y podréis decir, ¡anda no seas exagerada! Y quizá tenéis razón, pero siempre me queda esa sensación de que el libro pierde solidez.

Uno de los casos más llamativos para mí, es la saga de Harry Dresden del autor Jim Butcher. El último libro que leí de la saga debió ser el octavo, y de esos ocho libros quizá había cinco o seis distintos traductores. ¿Tanto cuesta contratar al mismo? En algunos casos traducían las palabras, en otras las dejaban en la forma original, o de libro a libro cambiaba la manera en que la habían traducido... un caos.  

Otro caso es del autor Joe Abercrombie. La trilogía de La primera ley creo que tiene un único traductor (gracias) pero cuando te pones a leer el siguiente libro, La mejor venganza, descubres que ya lo han cambiado y la manera en que llaman a los Grandes Hombres del norte ya no es la misma. ¿Qué les costaba ver como lo habían traducido en las 1500 páginas previas? Y otra cosa, aunque ya me estoy alargando... La mejor venganza... es el título que se dio en español al libro pero en inglés es Best served cold (Mejor servida fria)... ohhh con lo que mola en inglés ¿porque tuvieron que simplicarlo en la traducción? Quizá alguién pensó que los lectores no pillaríamos la referencia a la famosa cita...

Y ya, para terminar, el libro que fue la gota que colmó el vaso, Calamity de Brandon Sanderson. Es el cierre de trilogía y después de un año esperando que lo publicaran en español corrí a la tienda a comprar un ejemplar. Sabéis que es un autor que adoro y me chifla pero, de nuevo, la editorial cayó en el mismo fallo. Este tercer traductor no es el mismo que el del primer libro y tampoco se tomó la molestia de comprobar ciertos términos, asi que despúes de pasarme tres libros leyendo "los Reckoners" ahora son "los Exploradores"... DPM. ¿Era necesario? ¿Tanto cuesta hacer un trabajo homogéneo? Sólo con que contrataran al mismo profesional para una saga ya tendrían solucionado el problema.

Estos son solo algunos pequeños ejemplos de esas situaciones en las que una palabra distinta que debería ser familiar te saca de la lectura. Por supuesto habrá muchísimas más, pero por hoy ya he descargado bastante, pobres traductores , harán lo que puedan, soy la primera en entender que leerse dos mil páginas para traducir un texto no es lo más apetecible.

¿Os ha pasado esto alguna vez? ¿Qué opináis de este tema?

MJ