miércoles, 1 de marzo de 2017

Opinión

¡Hola a todos!

Hoy miércoles vamos a traer un tema de opinión y tiene que ver con el cine.
Esperamos que os guste.

¡Allá vamos!

¿No os ha pasado muchas veces de ir al cine ilusionados a ver una película con clasificación para +16 o +18 y os encontráis la sala llena de críos que no deberían estar viendo esa película y que además molestan?

Pero ese no es el fondo de la cuestión ni lo que quiero plantear. Si varios críos quieren ver películas para "mayores" es cosa de ellos, les gustará o no y tendrán con qué rellenar la charla (no es que nunca haya visto una película inapropiada para mi edad, porque sí, lo he hecho). Lo que me indigna es ver como a esos críos a veces los acompañan familiares adultos que, o no se han preocupado de saber de qué trata la película, o no les importa.

Sin ir más lejos el otro día que fuimos a ver Rings (que todos sabemos de qué va porque las películas son muy conocidas) vimos a críos entre ocho y diez años cuando en la película hay escenas desagradables, asesinatos SPOILER ALERT curas pedófilos FIN SPOILER.  ¿En serio quieres que tus hijos/hermanos/primos etc vean según qué cosas?

Puedo entender que algunas películas te pillen desprevenido y pienses que trata de otra cosa. Por ejemplo, La fiesta de las salchichas si no ves el trailer puede parecer una inocente película animada (que después de inocente nada). O Deadpool otra de superhéroes para ver en familia. Obviamente las equivocaciones existen y a veces los trailers mienten. Pero hay otras películas en las que no hay posibilidad de error y si llevas a tus hijos al cine porque hay un cumpleaños deberías preocuparte por lo que van a ver.

Últimamente nos ha ocurrido mucho, como con Tenía que ser, la última comedia de James Franco cuya temática es de sexo y drogas y había varios cumpleaños de niños de 12-13 años. Que sí, que la película es graciosa, que tiene mucho humor tonto caca-culo-pedo-pis pero no deja de tener contenido más bien poco apropiado dirigido a un público adulto. Y vale, aceptamos pulpo como animal de compañía y los niños de esa edad ya son adolescentes y algo quizá vayan viendo, ¡pero juramos que en esos mismos cumpleaños había niños de 8 años como mucho! Lo más fuerte que tendrían que estar viendo es Canta, la película.

Lo que más me sorprende es que después los padres se asombran si sus hijos crecen "demasiado rápido" y hablan sobre sexo, relaciones, drogas etc, y seguro que la culpa de todo es de los videojuegos, cuando las últimas veces que hemos visto películas calificadas para mayores de 16 años había entre uno y tres cumpleaños de niños entre 8 y 12 años. Por supuesto, la madre del protagonista va a dejarlos en las butacas y se van. De verdad, tendríamos que tener muchísimo más cuidado con este tipo de cosas, ya no sólo estás llevando a ver esa película a tu hijo, de cuya educación sólo tú eres responsable, si no que llevas a un grupo numeroso de niños con gustos, forma de ser diferente, y con padres que quizá no estén de acuerdo con que sus hijos vean una película de miedo y un pelín sangrienta a esa edad.