domingo, 5 de agosto de 2018

K-20. Legend of the Mask

¡Hola a todos! Hoy seguimos con reseñas del Celsius, esta vez de la primera película que Jesús Palacios nos puso en su Noche de Culto: Se trata de "K-20: legend of The Mask".

K-20 está ambientado en un mundo paralelo, en el que la II Guerra Mundial nunca ha tenido lugar y, por tanto, los privilegios feudales de Japón se mantienen en la actualidad. A consecuencia de ello la pobreza es alarmante y los estatus jamás se pueden cambiar ni mezclar.

En este mundo paralelo se nos cuenta la historia del detective Kogoro Akecho , que tiene que descubrir y detener al más peligroso de los ladrones, conocido como K-20, que ha amenazado con actuar durante su pedido de mano a una condesa. Mientras tanto, Heikichi Endo, un equilibrista que trabaja en el circo se ve en una situación tal que las autoridades lo confunden con el ladrón.


Aunque no tienen nada que ver una con otra, no puedo evitar compararla con “La princesa prometida”, ya que si ésta es la película de aventuras fantástica perfecta, K-20 es la película de detectives perfecta, aún con sus fallos, que los tiene. Es entrañable, misteriosa, muy fantasiosa, y con todos los topicazos de una buena historia de Sherlock Holmes (en el que está claramente basado). Es el gran viaje del héroe y el nacimiento de una figura legendaria (en Japón, claro).

Los actores cumplen dentro de su cometido, aunque tampoco es tan difícil, ya que los personajes están bastante estereotipados. Y con esto no digo que sean malos, repito que trata de lograr la típica trama detectivesca, y por ello lo trata como tal. Hay un montón de cuentos, películas o novelas que nos gustan precisamente por ello, y ésta encaja en esa descripción. ¿A quién no le gusta ver el típico héroe sufriendo injustamente? ¿O al secundario simpático que está siempre en el momento adecuado? ¿O la chica en apuros que no es tan desvalida como parece? Son todos personajes muy categorizables pero a los que les tienes muchísimo cariño.



La ambientación está muy cuidada, con unos aires casi steampunk, donde se mezclan colores típicos de una película del oeste con fábricas, chavolas, etc. Mezclas el este estilo con batallas karatecas y tiene que funcionar, aunque sólo sea por lo bizarro de la situación.

No quiero dejar pasar el hecho de que se toman su tiempo para denunciar las desigualdades sociales. Saben establecer paralelismos claros con lo que ocurre hoy en día en muchísimos países de nuestra realidad con la suya, pero también nos ayuda a comprender que, si sabemos verlo y tomar conciencia, podemos cambiarlo.



¿Tiene fallos de guión? Pues sí, tiene varias lagunillas, y las escenas de acción son muy fantasiosas, pero como ya dije, no pasa de ser una película de detectives sin pretensiones que lo único que quiere es entretener, y de ahí pueden salir cosas tan inolvidables como “La princesa prometida”. Tengo la impresión que, si se hubiese estrenado en Europa, podría haber sido de culto.

En resumen, “K-20” es una película muy disfrutable y recomendable si lo único que quieres es entretenimiento puro y duro.

Nota: 8